Estoy especialmente orgullosa de esta galleta. Lo que en un principio iba a ser un tradicional adorno navideño, al girar el cortador se convirtió en este cerdito cocinero o mejor, chef de primera categoría, que ya tiene vida propia y se me puede enfadar. Y al que Lorena bautizó como Monsieur Clafoutis gran chef de la prestigiosa escuela “Le Cordon Bleau”.

Y sin más dilación, ta ta chan Monsieur Clafoutis,  (disculpad si os parece altanero, es que tiene el ego un poco subido, pero en las distancias cortas gana mucho).


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: